top of page

5 Tips para decorar tu nueva casa en pareja



Cuando te vas a vivir con tu pareja es una serie de emociones nuevas ya que es iniciar una nueva etapa donde ambos serán los protagonistas de crear un nuevo hogar. La sola idea de irse a vivir juntos puede ser emocionante, al fin podrán estar solos en casa y poder comenzar una nueva vida juntos.


Pero una vez que pasa la emoción del momento y llega la hora de decorar y amueblar la casa nueva puede que empiecen a surgir desacuerdos. Son dos personas diferentes, con gustos diferentes y es normal que sus ideas choquen en algunos aspectos en cuanto a la decoración. Tendrán que pensar en cómo afrontar esta situación para que algo que podría ser bonito no acabe siendo una pesadilla para ambos.


Antes de nada tendrán que sentarse y hablar de cómo desearían decorar su nueva casa, cuáles son los gustos de ambos y cómo harán para poderlos fusionar. Quizá no aparecen los gustos de ambos en todas las estancias, pero es importante que todo el hogar sea un lugar donde los dos se sientan cómodos y felices para evitar problemas.



A continuación les dejamos algunos consejos para decorar su casa en pareja:


1. Tengan un presupuesto claro.


Decorar juntos no significa que deban gastar sin medida todo el dinero de sus ahorros. Es necesario que ambos decidan un presupuesto que estén dispuestos a gastar para la decoración de la casa. Es importante que el presupuesto sea equitativo y así evitar en el futuro reproches de quién gastó más o quién gastó menos. Entre los dos tendrán que decidir de forma anticipada cuál es vuestro objetivo de la decoración. El objetivo puede ser una decoración rápida, una remodelación completa, la decoración de toda la casa o sólo una parte de ella.


2. Encontrar inspiración juntos

Antes de empezar a pensar en la decoración, será necesario que busquen inspiración los dos juntos para saber cuáles son sus gustos personales y cómo se pueden fusionar. Hay muchas formas de encontrar la inspiración para la decoración de su hogar en la actualidad. En Internet hay multitud de páginas decorativas con consejos para inspirarse en los estilos decorativos que más gusten.


Puedes mirar imágenes en cuentas decorativas o redes sociales de personas a las que les gusta la decoración. Pueden hacer una recopilación de las cosas que más les han gustado a los dos para así después volver a este catálogo y encontrar lo que realmente les gusta a ambos. Esto es un ejercicio útil para los dos porque sentirán que su opinión cuenta y que los gustos de ambos son igual de importantes para la decoración de su hogar.


3. Tener buena comunicación

Una de las cosas más importantes que tienes que tener con tu pareja tanto para la decoración como para cualquier otro ámbito, es tener una buena comunicación. Si una comunicación adecuada es muy difícil que se pueda llegar a acuerdos. Si no te gusta algo que a tu pareja sí le gusta para la decoración, tendrás que sentirte libre para poder expresarlo de la forma más asertiva posible. De igual modo, deberás tener una actitud abierta y flexible ante cualquier desacuerdo que puedan tener en cuanto a la decoración del hogar.




4. Ir a comprar juntos

Para que el proceso sea divertido y los dos puedan escoger cosas y objetos de decoración que les gusten a los dos por igual, tendrán que ir a la comprar juntos. Si algo te gusta a ti y a tu pareja no o a la inversa, automáticamente se debe descartar como una opción viable. Para que las opciones sean viables les tendrá que gustar a los dos por igual.


El estar los dos juntos para tomar las decisiones de la compra para la decoración del hogar hará que eviten discusiones en el futuro.




5. Tener cada quien su propio espacio para personalizar.


Si bien es cierto, no es adecuado monopolizar la decoración de la casa con tus gustos o con los suyos, por lo que tendrán que llegar a acuerdos. Por ejemplo, pueden decorar toda la casa acorde a sus gustos conjuntos, pero después, ambos pueden elegir una parte de la casa o un rinconcito especial para poder decorarlo únicamente a tu gusto. Quizá tu pareja le gusta tener una vitrina con muñecos de coleccionista u otros accesorios. De igual modo, quizá tú quieres tener un rincón para, disfrutar de la lectura, del maquillaje o de otros intereses que tengas.


No hay que confundir los problemas de relación con los problemas en la decoración. Cuando surja un conflicto entre ambos por culpa de la decoración no lo lleves a un territorio personal. Debes tener claro que puedes tener opiniones diferentes y que eso no es necesariamente malo. Lo importante es que los dos puedan llevar las conversaciones con respeto y cariño y así encontrar las mejores soluciones. Pintar las paredes del salón de un color u otro no debe ser motivo de discusión en la pareja. No se trata de ver quién puede más o de quién gana, si no que se trata de encontrar soluciones juntos para un proyecto común.



36 visualizaciones0 comentarios
bottom of page